sábado, 2 de mayo de 2015

La falta de acierto impidió una victoria en el último desplazamiento de la temporada

Cuando un equipo lanza practicamente el doble que el otro (45 tiros de campo por 79 de los nuestros) y acaba perdiendo el partido parece claro cual ha sido la clave del partido: LA FALTA DE ACIERTO.


Un 7-0 de inicio a favor del equipo local ya hacía pensar en como sería el nivel durante el partido. Ferrol salió a morir con todo, arriesgando en cada jugada. El Embutidos Ballesteros reaccionó a tiempo, terminando así el primer cuarto con un 13-12 en el luminoso. 

La intensidad defensiva de ambos equipos marcó los siguientes minutos. El segundo cuarto empezó arrollador para el Embutidos, que vio mejorado su acierto en el ataque, con buenos robos de balón y canastas fáciles que le permitían al equipo coger aire. Así, se llegó con ventaja al descanso de dos arriba.

Tras el paso por vestuario, los amarillos consiguieron aumentar su ventaja hasta un 29-36 pero los ferrolanos no tenían intención de tirar el partido y metieron un acelerón que junto con la falta de acierto de los visitantes permitió volver a ponerse por delante. Los casi diez minutos que los amarillos estuvieron sin anotar penalizó demasiado a un equipo que lo intentó hasta el final. 

Un marcador de 51-36 en los primeros minutos del último cuarto, indicaba que la remontada iba a ser complicada pero a falta de 3 minutos para el final los amarillos se pusieron  a tres puntos, una desventaja que no se pudo aprovechar para llevarse la victoria. Finalmente, 65-53 al término del encuentro.

Ahora, a pensar ya en la última jornada de liga que se disputará en el Angel Nieto este sábado, probablemente a las 20:30, con un derbi que se convertirá en un bonito fin de fiesta para una bonita temporada.

#SeguimosConstruyendo



No hay comentarios:

Publicar un comentario